CÓMO FUNCIONA LA MINERÍA DE BITCOIN

13th abril 2017

CÓMO FUNCIONA LA MINERÍA DE BITCOIN

En los sistemas monetarios fiduciarios tradicionales, los gobiernos imprimen simplemente más dinero cuando lo necesitan. Pero con bitcoin, el dinero no se imprime en absoluto – se descubre. Los ordenadores alrededor del mundo “minan” monedas compitiendo entre sí.

¿CÓMO SE REALIZA LA MINERÍA?

La gente se envía bitcoines todo el tiempo por la red de bitcoin, pero, al menos, que alguien lleve un registro de todas las transacciones, nadie sería capaz de llevar un registro de quién había pagado qué. La red de bitcoin se ocupa de esto recopilando en una lista, llamada un bloque, todas las transacciones realizadas durante un periodo establecido. Es responsabilidad del minero confirmar estas transacciones y escribirlas en un libro mayor general.

VÍDEO DE INTRODUCCIÓN DE LA MINERÍA DE BITCOIN (INGLÉS)

por bitcoinmining.com 

CONVERTIRLA EN UN HASH

Este libro mayor general es una larga lista de bloques, conocida como la “cadena de bloques”. Se puede utilizar para explorar cualquier transacción hecha en la red entre cualquier dirección de bitcoin, en cualquier momento. Siempre que se crea un nuevo bloque de transacciones, se añade a la cadena de bloques, creando una lista, cada vez más larga, de todas las transacciones que hayan tenido lugar en cualquier momento en la red de bitcoin. Todos los que participan reciben una copia del bloque, actualizada constantemente, para que sepan cómo van las cosas.

Ahora bien, un libro mayor general tiene que ser digno de confianza, y todo esto se guarda digitalmente. ¿Cómo podemos estar seguros de que la cadena de bloques se guarda intacta, sin que nadie la manipule en ningún momento? Aquí es donde entran los mineros. Cuando se crea un bloque de transacciones, los mineros lo hacen seguir un proceso. Cogen la información del bloque y le aplican una fórmula matemática, de ese modo la convierten en otra cosa. Esa otra cosa es una secuencia mucho más corta de letras y números que parecen estar al azar y que se conoce como un hash. Este hash se guarda junto con el bloque en ese momento, al final de la cadena de bloques.

Un hash tiene unas propiedades interesantes. Es fácil producir un hash a partir de una recopilación de datos, como un bloque de bitcoin, pero es prácticamente imposible saber cuáles eran los datos si se mira al hash. Y, aunque es muy fácil de producir un hash a partir de una gran cantidad de datos, cada hash es único. Si cambia un solo carácter en un bloque de bitcoin, su hash cambiará completamente.

Los mineros no usan solo las transacciones en un bloque para generar un hash. Se usan también otros datos. Uno de los datos que se usan es el hash del último bloque guardado en la cadena de bloques. Como cada hash de un bloque se forma usando el hash del bloque anterior a él, se convierte en la versión digital del sello de cera. Confirma que este bloque – y cada bloque posterior – es legítimo, porque si lo manipula, todo el mundo lo sabría.

Si ha intentado falsificar una transacción cambiando el bloque que ya está guardado en la cadena de bloques, el hash de ese bloque cambiará. Si alguien comprueba si el bloque es auténtico mediante la función hash que tiene, descubrirá que el hash es diferente del que ya estaba guardado con el bloque en la cadena de bloques. Quedaría claro inmediatamente que el bloque es falso. Debido a que el hash de cada bloque se usa para ayudar a producir el hash del bloque siguiente de la cadena, la manipulación del bloque haría que el hash del bloque que le sigue estuviese también mal. Eso continuaría así a lo largo de toda la cadena, lo que haría que todo se descontrolase

COMPETIR POR LAS MONEDAS

De modo, que esa es la forma con la que los mineros “sellan” un bloque. Todos ellos compiten entre sí para hacer esto con un software creado específicamente para minar bloques. Cada vez que alguien crea un hash con éxito, recibe una recompensa de 25 bitcoines, se actualiza la cadena de bloques y todos lo que están en la red se enteran. Ese es el incentivo para seguir minando y hacer que las transacciones sigan funcionando.

El problema es que es muy fácil producir un hash a partir de una recopilación de datos. A los ordenadores se les da muy bien esto. La red de bitcoin tiene que hacerlo más difícil, si no todo el mundo podría hacer hashes de cientos de bloques de transacciones cada segundo y todos los bitcoines se minarían en minutos. El protocolo de bitcoin lo complica deliberadamente al introducir lo que se conoce como “sistema de prueba de trabajo”.

El protocolo de bitcoin no solo acepta cualquier hash antiguo. Exige que el hash de un bloque debe de tener una cierta forma; tiene que tener un cierto número de ceros al principio. No hay forma de saber qué aspecto tendrá su hash antes de producirlo y, en cuanto introduzca unos datos nuevos en la combinación, el hash será totalmente distinto.

Se supone que los mineros no deben inmiscuirse con los datos de la transacción en un bloque, pero deben de cambiar los datos que utilizan para crear un hash diferente. Lo hacen, usado al azar un dato llamado un “nonce”. Este se usa con los datos de la transacción para crear un hash. Si el hash no cumple con el formato requerido, se cambia el nonce y todo ello vuelve a pasar por el proceso de formar un hash. Puede hacer falta bastantes intentos para encontrar un nonce que sirva y todos los mineros de la red lo intentan al mismo tiempo. Así es como los mineros ganan sus bitcoines.

INFOGRAFÍA DE LA MINERÍA DE BITCOIN (INGLÉS)

WHAT IS BITCOIN MINING

por bitcoinmining.com

No Comments

Los comentarios están cerrados